US + THEM: el día que la imponente gira mundial de Roger Waters aterrizó en La Plata

El día que el Tour US + THEM llegó a la Argentina para sacudir a un Estadio Único de La Plata completamente sold out.

Anoche fuimos 40 mil espectadores los que vivimos, una vez más, la inmensidad de Roger Waters sobre uno de nuestros escenarios.


El ex líder de la legendaria banda Pink Floyd se presentó, por primera vez, en el Estadio Único de La Plata, acompañado por su banda digna de reconocimiento, y consolidado por un fuerte mensaje político. Para un imponente recital de tres horas, el repertorio de canciones no podía ser de otra manera; la gira mundial Us + Them recorre discos icónicos como Dark Side, Meddle, Animals, The Wall, y su último disco solista Is This The Life We Really Want?


El público se adentró de principio a fin en una atmósfera plagada de emociones y mensajes determinantes sobre los derechos humanos. Waters homenajeó a las Madres de los soldados muertos en Malvinas, y cuestionó temas como el odio al racismo, la guerra y el capitalismo. Sin vacilar, bajó linea a los gobiernos de la actualidad.


De más está decir que, para Waters, no hay show sin su característico montaje descomunal de pantallas led, y su sistema de sonido cuadrafónico plagado de parlantes y efectos especiales.
A diferencia del 2012 con The Wall en River, la pared fue sustituida por la aparición de la central termoeléctrica del Battersea; la fábrica londinense de la tapa del disco Animals, emergió desde los escombros para darle lugar así, al cerdo volador.


El mensaje escrito sobre el inflable “sean humanos” sobrevoló por todo el campo al compás de fuertes imágenes críticas de Trump, hasta caer desinflado ante la lucha contra la resistencia (el público).


La esencia psicodélica e intelectual de Pink Floyd se mantuvo intacta toda la noche, tanto Waters como su propia banda se lucieron.


La puesta en escena final culminó con un juego de luces impactante; un prisma lumínico se proyectó sobre el campo y los teléfonos de la audiencia encendieron todo el estadio. Fue, sin duda, un viaje que bastó para que miles de melómanos deliraramos y rompieramos en lágrimas.


Pocas palabras pueden describir lo que produce la música floydeana en su totalidad. Hay que vivirlo por cuenta propia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s