Wish You Where Here, Pink Floyd (1975)

El tormento de la ausencia.

Tras varios años de psicodelia y abstracción musical, y con un fuerte background como lo fue el éxito de Dark Side of the Moon, Pink Floyd se posiciona frente a un disco en el que ya no tiene nada que ocultar.

Con una lírica concreta, adscriben el omnipresente recuerdo de su genio creativo Syd Barret (que aparece en plena grabación después de 7 años ausente) con “Shine On You Crazy Diamond” y “Wish You Were Here”, y difaman a la industria discográfica por hipócrita, abusiva e ignorante: “Welcome to the Machine” (plasmado también en el arte de tapa).

Sin duda hablamos de una calidad instrumental tan perfecta como abrumadora, en la que sintetizadores dialogan con guitarras, y un poderoso e intimidante ritmo, como el de “Have a Cigar”, dibuja segundo a segundo una atmósfera densa, melancólica y atrevida a la vez.

45 min de música que sobrepasa todos los sentidos. 
Dificil ser objetiva con este discazo.
Masterpiece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s