Led Zeppelin III, Led Zeppelin (1970)

Después del lanzamiento de sus dos primeros discos (enero y octubre del 1969), seguidos de sus primeras exitosas giras, Led Zeppelin optó por rematar con una tercera carta de presentación un tanto inesperada.

Ésta vez, para preparar su nuevo material, la banda decidió alejarse de los escenarios, y trasladarse a las afueras para desconectarse de todo. Así fue como se instalaron un tiempo al sur de Snowdonia, un parque inglés, en una casa de campo llamada Bron-Y-Aur (noveno tema del disco). Ahí fue donde compusieron la mayor parte de su tercer álbum; el ambiente campestre, los últimos destellos de la época hippie y su gran amor por el folk, los llevó a cambiar poco a poco su sonido, avanzando hacia un terreno más acústico. 

Tangerine, That’s The Way, Bron-Y-Aur, Galows Pole… un trabajo de Page con acordes y arreglos sobresalientes (podría notarse cierta influencia del trío celestial: Crosby, Stills, Nash & Young). Sin embargo, no todo fue folk en éste disco.

Led Zeppelin III arranca con la demoledora “Inmigrant Song”, la cual muchos conocen gracias a Jack Black en la película School Of Rock (2003). Ésta es cantada desde la perspectiva de los vikingos que reman hacia el oeste de Escandinavia en búsqueda de nuevas tierras; a partir de acá, muchos fans comenzaron a referirse a la música de Zeppelin como “The Hammer of the Gods”.

Por otro lado, tenemos otra joyita a puro blues. “Since I’ve been living you” fue un tema de mucha controversia por su parecido a “Never” de Moby Grape (del álbum Grape Jam, 1968) una de las bandas preferidas de Plant. Y en cuanto a la intro, podemos decir que es básicamente la misma de “New York City Blues” de la banda anterior de Page, The Yardbirds. De todas formas, brilla por sí misma. Fue grabada originariamente en 1969 para Led Zeppelin II, pero la presentaron en el tercero. Sin dudas, una pieza intensa, sentimental… Con un solo de guitarra de Page tan majestuoso que hasta el ingeniero en sonido Terry Manning, lo llamó como “el mejor solo de guitarra de rock de todos los tiempos” (entrevista para Guitar World, 1998).

En el momento del lanzamiento del disco, la prensa no lo supo digerir y la devolución no fue buena. Pero años más tarde, éste tomó objetivamente otro valor y se removieron todas las críticas (hasta los artículos de la Rolling Stone fueron borrados); y frente a todos, otro álbum de culto.

En cuanto a la portada, la misma fue diseñada con símbolos esotéricos e imaginería hippie, con una serie de círculos troquelados en el cartón que mediante una rueda giratoria van apareciendo diversos dibujos entre las caras de los músicos (mismo dinámica interactiva que repitieron después con el vinilo de Physical Graffiti, LA joya zeppeliana).

Si bien Zeppelin III no resulta ser el favorito de la mayoría, no se discute que contiene temones. Para los que buscan algo más tranca y no tan pesado, escúchenlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s